27 abril 2011

Ode to Flatbush

I'm the only customer in Dunkin' Donuts
at 7 am in the "hood."
My friends don't get why I live here.
They think it's far
or dangerous.
It isn't quite anywhere near gentrified yet.
But there's a certain charm to Flatbush
that can only be seen in the early morning.

As I strolled with my coffee along Church Ave.
and the schoolchildren marched by en route to the bus
I felt a sense of inner peace
that I never remember having had on any sidewalk in Manhattan.
Not even the graveyard across the street
could detract from the calming aura,
for I was certain that the spirits that lived here before
were content with my presence
-no matter how out of context-
in the southern reaches of Prospect Park.

I've begun to feel a nostalgia for the present
but not quite a desire to be in this city.
It's a nostalgia for this state I'm in
and an anticipation or the fear that soon I will change.

Fifty-six years ago my father was born here
and lived in a house on E. 5th St.
It's not too far from my apartment, about ten blocks.
My grandmother went to Erasmus Hall High,
right around the corner.
And without any awareness when I made the decision,
I came here in search of my past.
Remnants of that era still linger in the kippot
that march down Ocean Parkway, Friday at 6.
But for the most part the Flatbush dialect
has devolved to have tinges of Patois and Creole.
The old Jewish bakeries are now Jamaican patty stands.
And my five year old father has been replaced by a 21 year old poet.

It's funny the thoughts you can have in a Dunkin' Donuts at 7 am.
As if the past suddenly rushed upon you
and converged in your morning coffee
("Light, no sugar please")
staring you in the face
(is this young, black cashier the image of my past?)
offering you some company as you make your way home.

I never studied Buddhism and I don't know how to reach nirvana,
but I don't think I'll ever come closer
than these lazy spring days in Flatbush.

25 abril 2011

Migas de matzá se cayeron a mi cama
pero vos nunca estuviste acá.
El ansia de estas sábanas forma un nido
donde buscan reposar mis emociones entre más frívolas
y más urgentes.
Pero esas emociones son las que me atacan por la noche
alrededor de las 3
cuando sueño con tu cuerpo
que no llegué a tocar.

¿Para cuándo nuestro encuentro?
Acá vernos no quiere decir tomar un café o pasear juntos.

Mi cama solitaria pide tu atención...
Por la puerta semiabierta, ojeo el living e imagino cómo será cuando entrás por ese pasillo.
Como una escena de una película
la única manera que podría ser
porque tu torso real no se asomará nunca
al marco de esta puerta.
Porque tu torso real nunca se va a asomar
al costado mío.

Ya no es un poema, sino un pedido.
Volvete acá,
al lugar donde jamás estuviste.

24 abril 2011

¿Habrá otra generación
como la así llamada "generación de los 90"?
¿Formaremos parte de una generación nueva,
la posnoventista,
una generación cibernética que lleve adelante los ideales de los 90
al plano del Internet?
¿Una generación que plagie a los plagiarios,
que proceda más atolondradamente que nunca?
¿Una generación que no publique en cartón
porque el movimiento ecologista nos presenta con la amenaza de perder el planeta?
¿Una generación involucrada
en la tristeza y la fealdad?

¿Surgirá un grupo de poetas
en el que todos nos conozcamos
o hayamos cogido
o nos encontremos en casa para tomar té de vez en cuando?
¿Un grupo que tenga sus propios modismos,
un argot joven y poetudo?
¿Surgirá un grupo que escriba sus versos
en la carne blanca del cuerpo cibernético
y que borre esos mismos versos
cuando no pague a tiempo la factura para su dominio?

A veces siento como si fuese el único de esta generación nueva.
Sé que hay otros, pero somos pocos
y temo que nunca vayamos a cuajar.
Supongo que las generaciones poéticas se forman en momentos de peligro,
como reafirmaciones artísticas de cómo deberían ser las cosas,
grupos a los que la sociedad puede mirar
y sentir la esperanza vaga de que haya una salida
de cualquier tormenta social que se le enfrente.

Los noventistas tuvieron la crisis económica.
¿Tendremos algún desastre los posnoventistas?
Me parece que todos los desastres hoy día son de una escala internacional,
que el único movimiento poético al que pertenezco es el de la juventud cibernética,
desplazada,
mal formada,
unos pibes que vivimos en lugares lejanos posteando poemas y videos y traducciones entre hacernos unas pajas mirando páginas porno.

Fue el momento en que el poemario se dejó de escribir a favor de abrir un blog
cuando murió la posibilidad de cualquier generación nueva de poetas argentinos.
Nuestros problemas ya no son solamente los nuestros,
ni tampoco nuestros ideales son tan específicos a nosotros.

A veces creo que soy el único poeta argentino de una generación que nunca llegará a existir.
A veces creo que soy el único que todavía lee a Cucurto, a Pavón y a Mariasch.
A veces dudo que al público yanqui le vaya a interesar la poesía argentina en traducción.
Siempre dudo que haya alguien a quien le guste leer un poema hoy día.

21 abril 2011

I launched my online project translating contemporary Argentine poetry to English today, check it out:

17 abril 2011

Hoy estaba a una cuadra de tu casa y vi una rata muerta en la vereda. Su cadáver ensangrentado se había aplanado como los sentimientos que tenía por vos.

Todo lo dicho suma a la nada porque a fin de cuentas, eras tan superficial como creía que serías. Porquerías de pelotudos. Hoy toda Nueva York remite a lo purulento - es una ciudad llena de ratitos muertos. Toda la East Village está plagada por ratones, ratones, ratones como vos.

Andate, que en serio, no te merecés ni una palabra mía; y el poema que te dediqué: Pura mierda. Espero que estés bien pero en alguna parte muy lejos.

Qué onda últimamente
que todos los pibes creen
que darme un poco de merca
es igual que declararme el amor?

Chau mi amor. Es una lástima como todo está acabando. Quizás te daré las margaritas que te prometí cortar. Quizás les ataré una nota que diga: "Tengo una confesión: Siempre pensaba que eras un gil."

10 abril 2011

"Hoy es domingo"
Hace un poco meno de un año, empecé a escribir un poema con esa frase
sobre el encuentro subitáneo de un cuerpo demasiado lindo a mi lado.

A fin de cuentas, Michael no existía.
Pero las palabras que le dediqué, sí.
Mi poesía siempre ha documentado el éter de sentimientos que me rodea todo el tiempo,
sean sentimientos verdaderamente fundados o no,
siempre han sido los que siento y sufro,
los que me llevan a escribir.

La inspiración es así estraña.
Recuerdo varios palabras y momentos que me han instado a escribir.
El ijar huesudo de un pibe modelo en mi cama;
el resplandor de las gotas suspendidas en una planta carnívora,
el sentirme solitario en la vida, acompañado de unas pastis en mi bolsillo y unas lágrimas muy profundas y enmudecidas.

A lo largo de un año, he escrito varios poemas en los que hablo de momentos que ahora me parecen absurdos.
Absurdos en el sentido latino de la palabra: desafinados, desentonados.
Estos años de mi juventud son así.
No parece haber un hilo narrativo que los ate
más allá de mi yo poético.

Hoy es domingo,
y acabo de despertarme
y a diferencia de un domingo en abril del año pasado,
hoy no encontré un cuerpo alto y re flaco a mi costado.
Pero encontré una hoja en la que escribí ese poema,
y sé que el sentimiento de entrar por una ventana a lo subitáneo
siempre acompañará el despertarme en esta vida.

08 abril 2011

“Es decir que, en ese estado, en el que avanzo como un poco perdido, como en una distracción que me hace observar los afiches, los carteles de los bares, la gente que pasa y establecer todo el tiempo relaciones que componen frases, fragmentos de pensamiento, de sentimientos… Todo eso crea un sistema de constelaciones mentales y, sobre todo, de constelaciones sentimentales, que determinan un lenguaje que no puedo explicar con palabras”.
Julio Cortázar en Cortázar. Dir. Tristán Bauer. La Zona, 1994.

tesis
tesis
tesis
cortázar
62/modelo para armar
bla
bla
bla

03 abril 2011

Braquiosaurio
de Stacey Teague


Braquiosaurio

estoy mirando el puerto estoy tan tan solitaria
me imagino un braquiosaurio
acercándose a la orilla
y sentándose conmigo

creo que un braquiosaurio
me haría compañía agradable

me dejaría subir
a su lomo
y montarlo
mientras comería follaje

yo hablaría de
lo lindas que me parecerían
las nubes
el braquiosaurio diría
“sí, parecen lindas”
y se movería despacio
adonde hubiera más follaje

le contaría al braquiosaurio
sobre mis novedades
y él me contestaría con “júm”
para señalar que me escuchaba
esto se llama escucha activa

le diría que me siento triste
y él me contestaría
“no te sientas triste”

le diría al braquiosaurio
“me caés bien, braquiosaurio”
y él me contestaría
“vos también”
entre bocados de follaje

hablaríamos de las bandas que nos gustan
y los libros que estamos leyendo
pero la mayoría del tiempo
nos bastaría callarnos
para estar contentos

estaríamos sentados juntos hasta que se oscureciera
y él se volvería para el puerto
yo diría “chau braquiosaurio”
y él diría “chau”

02 abril 2011

AUGUSTO DE CAMPOS - AMORTEMOR
(EQUIVOCÁBULOS - 1970)

equivocábulos: equivocables
amor: love
temor: fear
morte: death
ar: air

01 abril 2011

Las figuras se dibujan.. .se trazan.. movimientos brownoideos.
Un pibe con que estaba en contacto hace tres años
estuvo en la fiesta a la que fui ayer
y nos conocimos,
por casualidad,
sin recordarnos el uno del otro,
pero le dije que su nombre me sonaba.

Después me fijé en facebook
y sé que hablábamos antes.
Bueno, mañana tenemos una cita.
A ver hacia qué dirección van los puntos de esta figura...