24 abril 2011

¿Habrá otra generación
como la así llamada "generación de los 90"?
¿Formaremos parte de una generación nueva,
la posnoventista,
una generación cibernética que lleve adelante los ideales de los 90
al plano del Internet?
¿Una generación que plagie a los plagiarios,
que proceda más atolondradamente que nunca?
¿Una generación que no publique en cartón
porque el movimiento ecologista nos presenta con la amenaza de perder el planeta?
¿Una generación involucrada
en la tristeza y la fealdad?

¿Surgirá un grupo de poetas
en el que todos nos conozcamos
o hayamos cogido
o nos encontremos en casa para tomar té de vez en cuando?
¿Un grupo que tenga sus propios modismos,
un argot joven y poetudo?
¿Surgirá un grupo que escriba sus versos
en la carne blanca del cuerpo cibernético
y que borre esos mismos versos
cuando no pague a tiempo la factura para su dominio?

A veces siento como si fuese el único de esta generación nueva.
Sé que hay otros, pero somos pocos
y temo que nunca vayamos a cuajar.
Supongo que las generaciones poéticas se forman en momentos de peligro,
como reafirmaciones artísticas de cómo deberían ser las cosas,
grupos a los que la sociedad puede mirar
y sentir la esperanza vaga de que haya una salida
de cualquier tormenta social que se le enfrente.

Los noventistas tuvieron la crisis económica.
¿Tendremos algún desastre los posnoventistas?
Me parece que todos los desastres hoy día son de una escala internacional,
que el único movimiento poético al que pertenezco es el de la juventud cibernética,
desplazada,
mal formada,
unos pibes que vivimos en lugares lejanos posteando poemas y videos y traducciones entre hacernos unas pajas mirando páginas porno.

Fue el momento en que el poemario se dejó de escribir a favor de abrir un blog
cuando murió la posibilidad de cualquier generación nueva de poetas argentinos.
Nuestros problemas ya no son solamente los nuestros,
ni tampoco nuestros ideales son tan específicos a nosotros.

A veces creo que soy el único poeta argentino de una generación que nunca llegará a existir.
A veces creo que soy el único que todavía lee a Cucurto, a Pavón y a Mariasch.
A veces dudo que al público yanqui le vaya a interesar la poesía argentina en traducción.
Siempre dudo que haya alguien a quien le guste leer un poema hoy día.

3 comentarios:

  1. Yo creo que lo màs posnoventista es, no dejarte llevar por el mundo, digo. se el único que lee poesía argentina, se el único en traducirla, se el único yanqui que nos hable, nos escriba, nos mande mail.Ahora Estados unidos para mi, ya es un lugar diferente.

    ResponderEliminar
  2. :) vos sos una posnoventista through and through

    ResponderEliminar